Daisy López Nunci

     Semblanza

 Dijo el eminente poeta Francisco Matos Paoli, cuando le dedicó

su libro Variaciones del mar a la escritora Daisy López Nunci:

         "A la amiga y a la poetisa, que me trae un eco de Garcia Lorca en La mujer en la Isla. Amante de lo fluido natural, amante del tiempo recóndito que se rompe entre las manos. He encontrado el caracol de su voz en una playa desierta. Y me he maravillado con el sonido cerrado que en él habita."

     El insigne poeta Félix Franco Oppenheimer, en un ensayo que escribiera sobre el libro La mujer en la Isla, primera obra poética publicada por Daisy López Nunci en 1974, expresó, sobre uno de los poemas del libro:

         "Razón de la espera es, a nuestro entender, el poema más hermoso que hace diáfano todo el libro, explicándonos el título, dándonos cuenta de la identidad mujer-isla. Lo novedoso de este poema estriba, no en mirar la isla como mujer sino ella, la poeta, mirarse como isla,..."

     Para el Dr. Luis Martinez, laureado poeta y escritor,

         "Daisy se identifica con lo telúrico. Sufre metamorfosis como las ovidianas y las de Nicandro de Colofón. Se siente río, surco, árbol, luego mujer, y, por último isla. Se adivina doblada sobre el tiempo con sus auroras siempre iguales. Pero espera su hora." 

    Y el Dr. Ramon Zapata Acosta, otro de nuestros excelsos poetas, indicó, en una ponencia titulada La voz lírica de Daisy López Nunci en el Primer Congreso de Literatura Hispanoamericana Contemporánea:

         "En la poesía de Daisy López Nunci vibra una preocupación por la identidad y la vida del ser puertorriqueño,  y una angustia por las realidades íntimas del yo, de tono existencial. La voz poética se mueve ente la realidad y el misterio, en un mundo de metáforas y símbolos, con apariencia a veces de hermetismo, ... Muchas composiciones son una visión original en que la poetisa se asoma a su alma y ve lo real como moviéndose en un espejo expresionista, traspasando siglos en capricho imaginativo. Otras veces tiene los pies en la tierra en tiempo actual. Cada libro ha sido elaborado cuidadosamente con unidad temática, estilística y técnica."

     Siendo muy joven, 1967, Daisy López Nunci recibe el Primer Premio de Poesía otorgado por la Sociedad de Autores Puertorriqueños. De ahí en adelante, su producción poética será una de excelencia, merecedora de los más altos galardones: Diploma de Honor del Ateneo Puertorriqueño, Diploma de Honor de la Sociedad de Autores Puertorriqeños, Diploma de Honor de la Sociedad Puertorriqueña de Escritores, Premio René Marquez, Premio José Luis Cangiano, Premio en el Festival de Navidad del Ateneo Puertorriqueño, Premio "Clara Lair", Premio del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Mención Honorífica en el Certamen del Milenario de la Lengua Española auspiciado por la Universidad Católica de Puerto Rico y la distinción, por el Municipio de Ponce, en 1975, como mujer distinguida en el Año Internacional de la Mujer.

     Como educadora, dedicó treinta y cinco años a la docencia, ocupando las siguientes posiciones dentro del Departamento de Educación de Puerto Rico: Maestra de Primer Grado, Maestra de Español, Maestra Interna de Currículo, Directora de Escuelas, Directora del Centro de Servicios Educativos, Supervisora Interina de Español, y Superintendente Auxiliar de Título I.

     Recibió, como educadora, las siguientes distinciones: Maestra del Año del Distritio Escolar Ponce 4, en 1975 y Maestra Ejemplar de la Región Educativa de Ponce, también en 1975; Reconocimiento como Maestra Ejemplar por la Asamblea Municipal de Ponce, en 1976; Reconocimiento por la Asociación de Maestros de Puerto Rico al ser designada Maestra del Año en la Región Educativa de Ponce; Reconocimiento por las escuela Jaime L. Drew, Aúrea Rivera Collazo, Eugenio Le Compte, Dr. López Nussa, Joaquín Ferrán y por el Distrito Escolar Ponce V, por su labor en pro del mejoramiento de la educación.

     Fue incluída como recurso conferenciante en el Primer Congreso de Lectura para Maestros de Primer Grado auspiciado por el Instituto de Reforma Educativa y el Departamento de Educación de Puerto Rico, en 1997.

     Ha ofrecido innumerables conferencias pedagógicas tanto en los medios radiales como en los principales centros docentes del país, especialmente sobre el aprendizaje de la lectura y sobre las leyes y reglamentos que rigen el sistema educativo en Puerto Rico.

     Ha escrito veinticinco obras: seis libros de poemas: La mujer en la Isla, La intención del crucigrama, Ante doce crisis de la Mujer isleña, Los motivos del yo, Cinco grandes poemas y Moriviví, los cuales han sido premiados por diversas instituciones literarias de Puerto Rico: once obras pedagógicas, entre las que sobresalen Cómo enseñar a leer, Manual para enseñar a leer y su correspondiente cuaderno, Manual para enseñar a escribir y su correspondiente cuaderno, ¿Está el niño preparado para aprender a leer? y su correspondiente cuaderno, La oración gramatical, Cómo acentuar rápida y correctamente las palabras, Poemas para colorear y su version al ingles Poems for coloring, Manual de literatura infantil, Cómo redactar textos universitarios: ideas y práctica, Poemas para los niños y Poemas para los maestros. Varias de esas obras han sido utilizadas como textos en algunas universidades del país y en Estados Unidos.

     Una de sus obras más novedosas y que ha tenido gran acogida, es una de carácter metafísico y espititual: Yo construyo: mi salud, mi alegría, mi prosperidad, mi amor y mi paz, todos los días. Sobre la temática de esta obra ha ofrecido charlas en la radio y la television del país.

     El poemario Moriviví, recibió el Primer Premio de Poesía que otorgó el Ateneo de Ponce, en el año 2000.

     Su obra más reciente lleva por título El fabricante. Es una novela en vías de publicación que constituye la primera incursión de la escritora en este género literario. El fabricante es una obra donde los personajes se mueven en un periodo de tiempo de veinte siglos y viven en dos tiempos: el presente y el pasado, donde lo que son hoy, es lo mismo que lo que fueron ayer. Sin embargo, el tránsito por ambos tiempos les es necesario para la superación de la crisis existencial que viven.

     Daisy López Nunci ha ofrecido innumerables recitales en Puerto Rico, entre otros; en el Teatro La Perla, Museo de Arte de Ponce, Centro Cultural de Ponce, Ateneo de Ponce, Instituto de Cultura de San Juan, así como en Estados Unidos. Su obra poética ha sido difundida en España, en Islas Canarias y en Estados Unidos.

     Durante diez años se desempeñó como Profesora en Caribbean University, recinto de Ponce, obteniendo el rango de Catedrática Auxiliar. Ofreció cursos en Educación, supervisó Maestros-Practicantes y enseñó leyes en la educación en el Programa Graduado. En abril de 2000, Caribbean University le dedicó las actividades de la Semana Educativa y de la Semana de la Biblioteca por su compromiso en beneficio de la educación y por su contribución al desarrollo de la literatura puertorriqueña.

     Su vida familiar es sencilla: la principal figura es su madre, con quien aprendió a leer y a "hacer poesia", su hermano y sus sobrinos.

     Respecto a su edad, dice que mantiene el lema de uno de sus más recientes poemas: "Hoy vengo del ayer; hoy voy hacia mañana."

     Afirma haberse construido a sí misma, con pedacitos de su niñez, su adolescencia y su adultez. Se considera la escultora de su vida, y en una reflexión básicamente humanista, indica que lo que ha sido, es y será es tan solo el producto de su entusiasmo y su interacción con la fuente de energía universal llamada Dios.

  

 

 

 

 

Esa persona que es Daisy López Nunci dice de sí misma: "Cuando no camino por el mundo maravilloso de la poesía, o por el mundo filosófico de la educación, soy tan solo una mujer, sencillamente humana, que hace malabares con el barro y el tiempo para tratar de alcanzar la eternidad."

 

(Semblanza leída el 10 de mayo de 2001 en la Novena Actividad del Día de Maestro celebrada en Ponce y que le fuera dedicada a Daisy López Nunci)