Daisy López Nunci

               

Poemas políticos

 

 

 

 

 

 

La vivencia política

 

(Paréntesis divisorio)

 

 

 

 

 

 

¡Señor Gobernador de las raíces largas asentado en tu trono!

¡Qué fácilmente puedes amarrar mis estrellas

 y con un solo dedo soldarme los caminos!

¡SEÑOR GOBERNADOR!

 

¡Señor Gobernador de los pies tan ligeros chapoteando en tu suerte!

¡Qué fácilmente puedes cortarme las pisadas

y con un leve soplo emborronar mis huellas!

¡SEÑOR GOBERNADOR!

 

¡Señor Gobernador de las palabras largas escurriendo silencios!

¡Qué fácilmente puedes desnucar mis ideas

y en túneles oscuros clausurar mis palabras!

¡SEÑOR GOBERNADOR!

 

¿Y yo?  ¿Yo?

Persistente.

          Tenaz.

                                          Asida al pensamiento

                                            que no rueda al abismo.

 

¿Y yo?  ¿Yo?

Incansable.

                Serena.

                                            Escudada en el tiempo

                                        de la alambrada inútil

                                             que no araña por dentro.

 

¿Y yo?  ¿Yo?

Obstinada.

               Precisa.

                                       Y casi imperturbable.

                                       Detenida en el borde

                                     de los mil homicidios,

                                           de los mil hombres rotos

                                              que avanzan sin moverse.

 

¿Y yo?  ¿Yo?

Vasta de soledades.

Luminosa y sencilla.

                                   En los brazos vacíos

                                   acunando promesas.

                                      En la espalda cansada

                                  ahuecando los soles

                                         de un tiempo intransitable

                                  y una isla incompleta.

 

¿Y tú?  ¿Tú?

Arreando la Historia.

                     Desangrando los cuerpos.

                     Demoliendo las horas.

                                 Rayando pensamientos.

 

Mientras las multitudes van goteando en el eco

seis sílabas extrañas

con un sonido hueco:

SE

           ÑOR

              GO

                        BER

                             na

                                        dor.

 

                                            

                                              Daisy López Nunci

                                                              Del libro Los Motivos del Yo,

                                                                      Premio Certamen Clara Lair, 1980

 

 

 

 

 

Ojos de muerte azul

 

              Lema: El tiempo, Cicerón,

                                             es tan solo un camino repetido.

 

 

 

 

 

Deambulas ...

Con la consciencia rota y los ojos gastados.

                                 (La calle es un desagüe por donde van los hombres

                     persiguiendo maderos para fijar sus vidas.)

 

Deambulas  ...

Goteando en cada paso la agonía derramada

desde tu frente hueca.

                 (Tu mano en la pared agarrota la muerte

que vislumbran tus huesos.)

 

Deambulas  ...

Con la piel triste y seca envolviendo la sombra

que se cuartea en tu cuerpo.

                              (La alambrada del hambre enjaula tu presencia.)

 

Deambulas  ...

En tu boca sin pan el grito carcomido

tiene raíz de naúsea.

Por tu llanto sin sal se vacían los cristales

de tus ojos resecos.

                          (Como alfileres negros tus pestañas sujetan

                     el tajo vertical de tu horizonte hendido.)

 

Deambulas con tu muerte.

En los pueblos roídos hay avisos de clavos

para tus pies descalzos.

                            (Una amenaza azul se cobija en tu sombra.)

Por el hilo del eco bajan dientes azules

para roer tus huesos. ¡Te mastican la espalda!

Se cuelgan de tus hombros y te chorrean la vida.

                                  (Desde el silencio negro del poste amortajado

                           los pasquines te miran amarillos y fijos.)

-¡Te parten la consciencia!-

Como dardos punzantes clavetean en el viento

tu muerte detenida.

....................

Desde el fondo del miedo le tiraste a la muerte

con tu carga de angustias y rompiste el misterio.

Entonces descubriste los montones de ojos

que te roían la vida:

ojos de muerte azul en tu ración de viento,

ojos de muerte azul drenando tu esqueleto,

ojos de muerte azul en tu mesa vacía,

ojos de muerte azul en tu migaja fría.

Ojos de muerte azul detrás de tus espejos,

ojos de muerte azul en tus zapatos viejos,

ojos de muerte azul acechando tu suerte,

ojos de muerte azul machacando tu muerte.

 

Y todo fueron ojos:

          ojos en tus bolsillos,

                    ojos en tus silencios,

                             ojos en tu espaldas,

                                     ojos en tu madero.

 

¡Ojos de muerte azul pegándose a tu pecho!:

 

La dignidad del ser humano es inviolable.

 

¡Ojos de muerte azul subiendo tu cerebro!:

 

Todos los hombres son iguales ante la ley.

 

¡Ojos de muerte azul desangrando tu cuerpo!:

 

... el orden político está subordinado

  a los derechos del hombre ...

 

¡Ojos de muerte azul oliendo a cementerio!:

 

Se reconoce como derecho fundamental del ser humano

el derecho a la vida.

 

¡Te comieron!:

¡Te comieron la vida!

¡Te comieron la suerte!

¡Te comieron el hambre!

¡Te comieron la muerte!

 

Detrás de tu cadáver -desagüe clausurado-

ojos de muerte azul acechan tus gusanos.

 

Tanto las leyes como el sistema de Instrucción

Pública encarnarán estos principios de igualdad humana.

 

                                          

                                          Daisy López Nunci

                                                              Del libro Cinco grandes poemas

                                                                                 Premio Certamen José Antonio Dávila, 1986

 

 

 

 

 

Canción para hoy

 

             Lema: Hoy llegué del ayer;

                            hoy voy hacia mañana.

 

 

 

 

 

Vieques trajo de nuevo a tus vivencias

la honda preocupación por tu destino.

Y hubo un choque

de luz

en tu consciencia

que te puso en mitad de dos caminos.

 

Vienes, puertorriqueño, de tan lejos,

amasando tus razas como soles,

y en la línea fugaz

de tu entrecejo

se acrisolan al tiempo tus temores.

 

¿Dónde

 quedó el ayer

de los bohíos

cuando fuiste taino por un tiempo?

¿Adónde quedó España con su brío

y tu sed de Quijote sobre el viento?

 

Un baquiné se acuna en tu memoria;

vibran

en tu canción

tambores negros.

Y recoge el presente de tu historia

una nación del Norte por tu pueblo.

 

Cinco siglos de pálidas herencias:

-cuatro razas moldeando tu figura-

un ánfora

resguarda

tus esencias

del paso de los soles y las lunas.

 

Tienes, puertorriqueño, en tus haberes,

montaña y río, caracol y playa,

la magia de la luz

de amaneceres

y la paz de los montes por el alma.

 

Sobre ti

se derraman

las auroras

y el pitirre te mira desde el vuelo,

tú conoces el canto de las olas

y conoces la esencia de otros pueblos.

 

Vieques, como la Isla, trae consigo

la razón de tu ser en esta tierra:

ante ti

se bifurcan

los caminos:

eres luz y pasión de raza eterna.

 

Tienes, puertorriqueño, dos culturas,

dos idiomas,

dos leyes.

dos banderas.

Tu ideario proyecta en las alturas

la dualidad perenme de tu tierra.

 

Tu espíritu en el tiempo permanece

la fuerza de tu ser vive en la hora;

tu palabra

en el eco

resplandece:

eres la raza nueva que se asoma.

 

Llegas, puertorriqueño, desde lejos,

alargándote

al tiempo

por la Isla,

cinco siglos dibujan tus anhelos:

tu raíz en el suelo se eterniza.

 

Vieques trajo de nuevo a tus vivencias

tu presente,

tu ayer

y tu mañana,

del viejo caracol de tu consciencia

brota la luz para encender la patria.

 

                                         Daisy López Nunci

                                      Del libro Moriviví

                                                  Primer Premio de Poesía

                                                     del Ateneo de Ponce, 2001