Análisis Literario

 

DAISY LÓPEZ NUNCI, La Mujer en la Isla  

(Del surco al mar: el tiempo roto)

                               Por Felix Franco Oppenheimer

 

 

     El poeta, al cantar su “tiempo roto”, busca el tiempo que “hará sonar los tambores”, con lo cual nos ofrece el tema y el asunto del libro en genuina raíz puertorriqueña. En la dedicatoria, creemos ver su contenido y mensaje: “a los que amo, porque ponen más luz en el verde de mi vida-isla”, es decir, en su isla que es su vida misma, ya que sin lugar a dudas hay una perfecta identidad entre poeta e isla, lo que puede comprobarse en varios poemas.

      Hay lozanía, sencillez, juventud, esperanza, pero sobre todo, un hondo amor liberador hacia su tierra. A nuestro entender, los poemas pudieron no haber tenido título, pues todos ellos no son más que uno solo.

      Como al terminar de leer el poemario hemos advertido que todo él descansa en un símbolo –mujer isla, isla mujer, el poema intitulado Así me fui trazando en esta tierra, nos desvanece el equívoco que ese poema pudiera ofrecernos, y vemos que el río que divide en dos la montaña, viene a ser una actitud de decepción: el río es para el poeta “mi ser sin agua”, que, al hacerse surco se libera: el surco es como una aspiración, un sueño, para decirnos que el hombre puertorriqueño emigrante, dejó “temblando el sueño”, -el surco- que no miró el casi árbol, -el hombre-, por lo que suplica: “Dale a mis soles verdes un poco de la vida”, y surja así la “verdadera música”, pero al no ser atendida, -la tierra- en su “asomo de río, de surco, de maraca y de árbol” se quedó sin pentagrama, ya que no fue la “metamorfosis ni la mariposa”. Mientras el desengaño, como “Una esfera inconclusa va rodando Isla abajo”. Este poema, visto en su recto propósito, puede apreciarse como indicador de nuestra vida de pueblo que a veces suele ser contradictoria.

      En Motivo de la siembra y del mañana, el poeta ruega volver a lo primigenio y, reclama la lucha, la actividad entusiasta, que la historia nuestra no es más que una repetición, un hacer para otros, por lo que, en Motivo del surco encontrado, nos manifiesta que “la mujer persigue un surco en el tiempo”, es decir, un quehacer en el que pueda lograr lo que el hombre rehuye indiferente.

      En Poema en cuatro movimientos, en el primero de esos movimientos el poeta nos señala lo ritualesco y también el instante del acercamiento; en el segundo, el del amor para el fruto, el de la tierra como el de la mujer; el tercero es el de la manifestación de ese amor, y el cuarto, el de lo que ha quedado de ese amor, -de nuestra vida cultural:

 

Tambor y bejuco;

                                                                                    sin compás

                                                                                    sin tiempo.

                                                                                    Yukiyú en el monte,

                                                                                    sin cemí,

                                                                                     sin dujo.

                                                                                     Una mujer india,

                                                                                     sin raza,

                                                                                     sin Isla.

 

     Mientras que en Motivo del verde que no me quitaron, nos dice que lo único que nos queda es el verdor de nuestra Isla, ejemplarizándolo en la voz de una metáfora ágil: “se soltó el caballo pálido del eco” y afirmar, “¡Es verde!”, que es como decir que aún nos queda la esperanza tanto en el símbolo como en la realidad. De ahí que en el poema Raíces, los dedos de sus pies hagan rizomas “buscando asiento”, habitación en surcos, en procura del tiempo que “cuaje el germen de los cantos nuevos”.

      El poema Este silencio de cañas, aparece como un paréntesis en el libro, pero igualmente como meditación y rebeldía del obrero del cañaveral:

… en espera del machete

                                                                                 que cercene esas palabras …

 

      Y así en Motivo de los molinos de humo, nos ofrece la ironía de la ingenuidad actual en que los valores se han trastocado en humo y nuestro país ha dejado de honrar su herencia. Pero ese instante de indecisión y duda pasa y viene la alegría de la juventud a expresarse en verso mozo y fresco, en el poema Motivo de la ofrenda sobre el humo, en que nos dice, es hora “de quitarle el hollín a las cosechas en el río para rescatar el arco iris de los campos”.

      Mas, aunque hay un leve atisbo de desengaño en Motivo del inútil peregrinar, por no atender el hombre puertorriqueño al clamor de la mujer cuando era el “peregrinaje de mañanas doradas”, por tener los pies en carreteras que nada afirmaban, el poeta, singularizara en el coquí, lo autóctono, que no hemos apreciado:

 

Ese dios pequenito que funje de coqui

                                                                  se duerme en el cemi que llevas a la espalda.

 

Para en Motivo del hombre abstraído, volver a hacernos la mas rotunda afirmación puertorriqueña, al decirnos:

 

Echó  a andar sobre la isla

                                                                           con un santo de madera

                                                                           dentro del  puño cerrado.

 

     En Por qué no soy árbol, el poeta no desea ser travesaño para su propia crucifixión, no obstante ser el árbol símbolo de ilusionado empeño, porque, nos dice el poeta,

 

Dentro de mí vibran alas

                                                                              de pájaros que ya rindieron

                                                                              sus vuelos a la tierra.

 

lo que puede apuntalar a los que han cantado a esta tierra nuestra y hasta a su propio canto de ahora, para en Motivo del esfuerzo inútil, repetir el símbolo de lo aborigen:

 

En el temblor del coquí

                                                                               chispeó la luz de la raza.

 

a la vez que hallamos en este poema un rasgo profético al afirmar que “En la orilla de la mar el hombre construye un arca”, mientras a través del caracol nos habla del que medita o sueña: “En la arena, el caracol”, el que “hizo un aro con la inercia”, no obstante, el poeta está muy consciente de lo inútil del esfuerzo, ya que, “Por el monte va el coquí con el canto desmembrado” y ella, como mujer, se siente imposibilitada de realizar el sueño. Mas, en Motivo del cucubano, oímos voz  testamentaria signar el amor a lo nuestro:

 

Para alumbrar mi camino

                                                                             cuando mi reloj complete

                                                                              la última hora de arena,

                                                                              un cucubano en el monte

                                                                              guarda su gota de luz.

 

     En La razón de mi alegría, el poeta se nos muestra coloquial, jubiloso, por tener el alertamiento de lo suyo:

 

(El coquí de arena que duerme en mi pecho

                                                               dio una voltereta y empezó a cantar.)

 

esa conciencia de ser presente justifica la razón de su canto y el “monte recoge la canción de sal”, para en el poema Del caracol al surco, obrar la taumaturgia de que el “caracol se haga golpe de mar con sal y espuma”, es decir, se torme músico-poeta por estar “a sol y agua: cara al cielo”. Y es que son los poetas los que verdean la esperanza. De ahí que en Motivo del mirar a destiempo, el poeta, por anticipado, visione que:

 

Una pared larga de puños al cielo

                                                                       rompió mi mirada.

 

Y todo ello, aunque no hayamos atendido y valorado lo nuestro:

 

El túnel de un güiro rodaba en silencio

                                                                  una nota triste por nadie tocada.

 

     Hemos afirmado que en el libro privan los símbolos y el poema Detenida ante la Isla, así nos lo confirma en el romance símbolo informador del poemario, en el verso: “el cuerpo, canción de algas” admirable en el doble significado de isla y de mujer; su Isla es una canción de algas, un verdor marino que canta.

      Razón de la espera, es, a nuestro entender, el poema más hermoso que hace diáfano todo el libro, explicándonos el título, dándonos cuenta de la identidad mujer-isla. Lo novedoso de este poema estriba, no en mirar la Isla como mujer, sino ella, el poeta, mirarse como isla a la que no le han dejado alcanzar su plenitud, pero que habrá de lograrla así como por su extensión, su Isla amada:

 

Cuando en tu mirada

                                                                                 brille definida la quietud del surco

                                                                                 y tus pies isleños

                                                                                 arañen el alba.

 

con dicho acto supremo quedará liberada y surgirá la mujer nueva, el nuevo Puerto Rico.

 

     En el poema que cierra el libro Jornada para un solo camino, aunque nos muestra la Isla desentendida del pasado izquierda-derecha, la mira viviente en sus raíces, mirándose en

 

… las distancias

                                                                                     que iban desde el indio

                                                                                     al hombre nuevo.

 

que sin aguardar prebendas, visiona, dignamente, el futuro patrio:

 

(Para cuando lleguen los hombres

                                                                                          _polvo y sangre-

                                                                      La mujer,

                                                                      desde el tiempo,

                                                                      siembra maguey para hamacas

                                                                      y yuca para casabe.)

 

lo cual nos indica que la mesa puertorriqueña no tendrá todos los colores de los alimentos del mundo, pero sí los necesarios por obra del esfuerzo propio.

 

     El libro está realizado sin pretenciones, sin desplantes ni alardes, pero con ponderada consciencia poética en su sencillez expresiva, su frescura natural en símbolos que le dan novedad y hondura emotiva, en su vivencia patriótica que realiza su mensaje poético.